Mucho público pero poca audiencia

 

El aire que pierde el fútbol con el conflicto de las radios podría inflar las audiencias del basket. /PABLO GIRÓN

El BA-LON-CES-TO está pasando por un momento de su historia peculiar. Hace cinco años la selección nos colocó en la cima del baloncesto mundial y tan solo perdimos el pie en Turquía 2010, pero volvimos a remontar hasta el pico en Lituania. Campeones de Europa en las dos últimas ediciones, y subcampeones (campeones en realidad, sin exagerar) olímpicos. Esto es lo que somos. Y esto es lo que tenemos: poco más de un punto de share en la retransmisión de la primera jornada de la Liga Endesa.

La materia prima la tenemos: un baloncesto de calidad solo superado por la NBA si se pusiera en marcha. Ahora hay que preguntarse qué es lo que no funciona alrededor para que el baloncesto no sólo interese cuando España se juega los títulos. Podemos culpar a los medios de comunicación por no darle mayor espacio informativo, podemos señalar a las instituciones (pasar de celebrar los títulos en Plaza Castilla o Cibeles, a celebrarlos en Callao… no dice mucho a su favor), o podemos acusar a la misma Federación o Liga Endesa por no vender un producto que es bueno en sí, pero mediocre en su puesta en escena.

Aficionados hay, y muchos. Para darse cuenta solo hay que ver los pabellones llenos todas las semanas y aficiones como las del Estudiantes, las del Caja Laboral o Unicaja (entre muchas otras) con ambiente de charanga. Hay multitud de blogs como este profesionales que van más allá de la mera actualidad del baloncesto, juegos como el Supermanager de la ACB que enganchan, y revistas especializadas para los más hambrientos de información.

Pero entendidos los hay menos. Este posiblemente sea uno de los grandes obstáculos para que el baloncesto que tenemos cale en la sociedad. Para aquel que tan pronto te ve un partido de tenis como una carrera de motos o una etapa del Tour, la ACB no supone ningún espectáculo por encima de otros deportes. La realidad es que el baloncesto se está volviendo cada vez más técnico. Eso a tipos como yo nos puede gustar, pero no es un reclamo suficientemente atractivo para el resto del público. Así ocurre en los deportes del telediario: nos muestran las cinco mejores jugadas de la NBA y el espectador ni se pregunta por nuestro baloncesto.

La verdad es que la situación es cuanto menos paradójica: el basket mira desde lejos y sin amigos como algunos medios de comunicación luchan por recuperar la amistad de una competición que ya no les ajunta. Ojalá que, todo ese interés lo mostrasen por un balón de cuero y un par de canastas, porque para que los entendidos sigan siéndolo y los aficionados se diviertan hace falta que haya tirón mediático. Me quedo con lo que dijo Xavi Pascual a El Mundo Deportivo: “Que las audiencias aumenten en baloncesto es un un objetivo más importante que los títulos”.

Anuncios

Acerca de Pablo Girón

Todavía disfrutando de la Universidad a la vez que se prepara para ser un futuro periodista el día en el que alguien le contrate. Los deportes es lo que más espacio ocupa en su cabeza, para disgusto de sus padres, que han invertido seis años en estudios de Economía y Periodismo. Algunos amigos cercanos apuestan a que algún día muy lejano sonará la melodía de "We are the champion" en lugar de la marcha nupcial. Otros más sensatos apuestan a que ese día no llegará nunca. Ver todas las entradas de Pablo Girón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s